¿Qué es el domo?

¡Conocé el Domo Cósmico!

El Domo Cósmico es mucho más que un juego: es la posibilidad de transformar el patio en un espacio de aprendizaje y de desarrollo infantil con múltiples propuestas creativas.

EL DOMO

Todos sabemos que el juego es muy importante para los niños, sobre todo en la primera infancia, porque aprenden herramientas y desarrollan habilidades para toda la vida. La evidencia científica demuestra que ese estímulo tiene un gran impacto cuando es temprano, en la educación inicial y que estos primeros aprendizajes son los que permiten crear bases sólidas para la trayectoria escolar.

Pero no todos los niños tienen acceso a un entorno donde puedan aprender jugando. Por esta razón, desde la Fundación Bunge y Born nos propusimos crear un juego de patio que pudiera satisfacer las necesidades de los más pequeños. Nuestro objetivo es potenciar destrezas que van más allá de las puramente motrices, enriquecer su tiempo de ocio y establecer las bases para un futuro escolar exitoso.

De esta forma, diseñamos el Domo Cósmico, un espacio lúdico para exteriores, también adaptable a grandes espacios cerrados, concebido especialmente para estimular el desarrollo de niños de 2 a 6 años.

Kalimba

Arenero en altura

Enhebrado

Control de mandos

Laberinto grafomotriz

Laberinto por correspondencia

Paneles interactivos

El interior del domo posee 9 paneles, todos diferentes entre sí. Cada uno está pensado para que los niños, al usarlo, pongan en juego distintas habilidades cognitivas y motrices.

¿Tenés ganas de conocerlo?

Entornos de juego y aprendizaje

¡Nada quedó librado al azar! Durante dos años, un equipo integrado por diseñadores industriales de la Facultad de Arquitectura de Diseño y Urbanismo de la UBA (FADU), y expertos en desarrollo infantil se dedicó a elaborar cada uno de los paneles del juego. Se basaron en investigaciones científicas para garantizar que funcione como un verdadero estímulo. De este modo, el domo concentra las actividades vinculadas a la motricidad gruesa (trepar, saltar, correr, colgar) y, a su vez, sirve de soporte para los paneles que ofrecen propuestas de juego vinculadas a dominios de aprendizaje específicos.

El Domo Cósmico en números

PROVINCIA DE MENDOZA

Domos Cósmicos instalados por la Fundación Bunge y Born
%
de las escuelas rurales de la provincia
niños
docentes
libros infantiles entregados
manuales de actividades para docentes de nivel inicial

TESTIMONIOS

PARA APRENDER JUGANDO

“Recuerdo las expresiones de asombro y curiosidad en los rostros de cada niño. ‘Parece un plato volador’, comentó uno de ellos. Luego vino el momento de comenzar a disfrutar. Las familias colaboraron en su colocación. Hoy es parte de muchas actividades y aquella palabra desconocida, “domo”, es ya una herramienta que se incorpora a las propuestas áulicas. Su magia brinda a los niños la oportunidad de descubrir, interactuar, desarrollar su creatividad y aprender jugando.”

LOS NIÑOS SON LOS PROTAGONISTAS

“El Domo Cósmico se ajusta al modelo de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) y al paradigma invertido que impulsa la Dirección General de Escuelas en Mendoza. Es excelente para nosotras. Cuando llegó, los chicos buscaron sillas pequeñas, ¡y armaron una nave espacial!! Algunos manejaban los motores y otros eran marcianos que se asomaban por las ventanas. Como recurso educativo, es óptimo, permite que los niños sean protagonistas y construyan sus aprendizajes con autonomía y en forma progresiva.”

EL PROYECTO

“Lanzamos el Proyecto Domo Cósmico hace 4 años como una de las iniciativas pioneras del Programa Sembrador, el mayor programa de fortalecimiento de escuelas de contextos rurales del país, que lleva adelante la Fundación Bunge y Born hace más de 40 años. En alianza con la Fundación Perez Companc durante más de dos décadas, el objetivo siempre ha sido contribuir a la mejora de la educación en la Argentina, con la visión de reducir las brechas de desigualdad en el futuro.”

EL COSMOS COMO IMAGINARIO

“Como diseñadores de la UBA, adoptamos un enfoque centrado en las personas. Fueron fundamentales las visitas a escuelas rurales que nos permitieron mapear el comportamiento, emociones y expectativas. La temática que definimos (el cosmos), surgió del imaginario colectivo relevado. Fue muy interesante analizar las pruebas piloto, donde los niños usaban el prototipo; de allí surgieron usos de los más diversos que nos permitieron hacer ajustes para ampliar la jugabilidad y potenciar la experiencia.”